Cómo mantener el calor corporal

Uno de los principales factores a tomar en cuenta cuando se sale a acampar es la preparación que debemos tener en situaciones de temperaturas bajas.

Es importante siempre mantener el calor corporal y proteger las partes del cuerpo que puedan quedar expuestas a temperaturas de frío extremo, hay riesgos primordiales que se deben tener en consideración.

Prevenir riesgos del frío extremo

La sobre exposición y el congelamiento de las extremidades, que en situaciones extremas puede derivar en amputaciones de los dedos de manos y pies.

Siempre hay que llevar un calzado adecuado para mantener el calor de los pies, así como calcetines hechos de materiales aislantes y un par extra para evitar el congelamiento del sudor cuando éstos se humedecen demasiado.

No puede faltar en nuestro equipo de campismo un buen par de guantes que protejan las manos contra las bajas temperaturas.

Si bien es cierto que se pierde un porcentaje del calor corporal por la cabeza, es un mito aquello de que se pierde el 75% del calor del cuerpo por esta zona, se ha demostrado que es al rededor del 10% de calor corporal lo que se nos va por la cabeza, por lo cual las principales zonas del cuerpo que debemos asegurarnos de mantener cálidas son las extremidades y el tronco.

Se recomienda vestirse “en capas” es decir, llevar varias capas de ropa como puede ser, de adentro hacia afuera: camiseta, playera, sudadera y al final un abrigo y en la parte inferior del cuerpo, calzoncillos; si es posible dobles, short de material aislante y pantalones.

Cuando llega la caída del sol, lógicamente las temperaturas descienden considerablemente, lo principal es contar con un buen fuego, se recomienda una fogata de reflector ya que es la que más calor proporciona. Debe estar ubicada a aproximadamente un metro con veinte centímetros de nuestra casa de campaña o refugio.

Evitar el contacto con el suelo

Lo que si es verdad es que se pierde mucho más calor corporal por el contacto directo del cuerpo con el suelo, por lo que se recomienda colocar una “cama” de hojas secas bajo la casa de campaña o en el piso del refugio.

Esto es importante aún cuando se cuente con una bolsa para dormir, ya que esto nos garantizará un mejor aislamiento del cuerpo al evitar aún más el contacto de éste con el suelo frío.

Otro truco que es usado en estas circunstancias es el de colocar papel de diarios entre la ropa ya que es un aislante bastante eficaz, de este modo aumentan nuestras posibilidades de pasar una noche cálida aún en condiciones de frío extremo.

Deja un comentario