Cómo acampar con lluvia

Equipaje

Provee tu maleta con ropa adecuada para la lluvia. Aunque sea verano, recuerda llevar algo de abrigo, además de un chubasquero o ropa impermeable. Recuerda, además, llevar contigo siempre un paraguas podría resultar útil.

Armar tu tienda

A la hora de montar tu tienda, evita hacerlo debajo de árboles o arbustos.

Piensa que en caso de que haya una tormenta eléctrica, que caigan piedras o haga mucho viento, los troncos o ramas podrían caer sobre tu tienda de acampar. Además, también te alejarás de los posibles animales que puedan vivir en las ramas de cualquier árbol.

Si empieza a llover, no te apoyes en las paredes de la tienda, ni tampoco pongas ningún objeto que pueda hacer presión.

En caso contrario, el agua podría acumularse alrededor y acabar filtrándose por las paredes de la carpa.

De todos modos, si eres asiduo a acampar, debes comprarte una tienda resistente al agua, para evitar otros disgustos.

Ampliar el área

Con una lona puedes crear un espacio en el exterior de la tienda, anexado.

Así, en caso de lluvia podrás cocinar o estar más cómodo en este lugar, sin necesidad de tener que estar en todo momento dentro de la tienda de acampar. Lo agradecerás.

Cuando coloques la lona, recuerda tensarla, pues sino podría acumularse agua en el techo y acabar cediendo.

Piensa que el agua puede pesar demasiado y al romperse la lona podría inundarlo todo. Ten mucho cuidado.

Te recomendamos que cabes un pequeño canal alrededor de tu tienda de acampar.

Esta es una buena técnica para prevenir la lluvia, debe ser de unos 20 cm de ancho por 20 cm de profundidad y debe rodear tu tienda.

De este modo conseguirás que el agua de la lluvia se acumule en la canaleta y evitarás empapar tu tienda.

Deja un comentario